Se emitieron dos episodios. En ambos casos hay un patrón común desde la puesta en escena: un uso de lente gran angular en espacio reducido, con la consecuente distorsión del cuadro. Una entrada visual a The Twilight Zone. La iluminación a lo «Seven» hace el resto

Los personajes de The Twilight Zone son seres solitarios. En general con una angustia existencial que enfrenta un punto de quiebre en una realidad que deja de ser rutinaria para pasar a ser un «evento imposible de explicar». Y esto está muy bien en estas primeras entregas

Si había que elegir a alguien entre todo Hollywood en este momento para que se pusiera al hombro la serie ese era Peele. Su Get Out no deja de ser un episodio (en espíritu) de The Twilight Zone. Las dos historias incomodan, generan cierta asfixia y presentan los enigmas adecuados

The Comedian, el primer episodio, tiene como protagonista a Kumail Nanjiani. Peele sale al ruedo con una historia que incluye mensaje político, como para dejar claro que la creación de Rod Serling cuenta con un buen legado. En esencia es un episodio de The Twilight Zone perfecto pero
el relato no llega a funcionar con toda la fluidez que necesita. Y eso tiene que ver, directamente, con su extensión: 55 minutos. Demasiado para una idea que se cerraba en 30 netos. Y con buena referencia a El Resplandor y todo, pero no alcanza.

Mejor suerte corre el 2º episodio, una reelaboración de Pesadilla a 20 mil Pies con un poco más de altura: Nightmare At 30000 Feet. Es aquel famoso episodio de la serie original (guión de Richard Matheson) en el que William Shatner ve a un monstruo en el ala de un avión. Claro, ahora no hay monstruo sino un podcast que anuncia al pasajero con «problemitas» la caída inminente del avión. Todo el proceso del vuelo desde la llegada al aeropuerto es asfixiante y aterrador. La puesta es perfecta y la lógica del relato encajan con lo mejor de la serie en su espíritu, lo mejor de Serling.

Buen reboot para The Twilight Zone, probablemente uno de los 5 programas más importantes de la historia de la TV. De todos los intentos este parece el mejor aunque no deja de llamar la atención que, al menos hasta ahora, algunos episodios de Black Mirror leen mejor las ideas de Rod Serling que esta primera muestra del trabajo de Jordan Peele.

1 Comentario

  1. Lamentablemente, esta nueva versión me pareció peor que los capítulos de Black Mirror producidos por Netflix.
    Te cambio el episodio de menor nivel de Black Mirror (la original, la inglesa) por los seis que lleva al aire The Twilight Zone (2019) y quiero un par de capítulos de las últimas temporadas de Lost como vuelto.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here