Seriemania estuvo con Balthazar Murillo , Vanesa González y Alberto Ajaka, los actores que encabezan el reparto de la serie de Netflix sobre el futbolista Carlos Tévez. Te contamos los detalles antes del estreno y algunas intimidades de las sensaciones de los actores en Fuerte Apache.

Es el martes antes del lanzamiento y todo está listo para comenzar la round table con los protagonistas. En el momento previo, se escuchan bromas entre ellos y hablan del largo día de prensa. En una de las primeras preguntas, Balthazar (Un Gallo para Esculapio), el actor que interpreta al futbolista, se cruza de piernas y sin querer, le pega a Ajaka (El Lobista), quien hace de su padre adoptivo en la ficción. “Lo jodo, es mi hijo”, dice y el adolescente comienza a reírse. Ante la tentación, el experimentado actor lanza un: “dale habla, te estoy escuchando”. Esa sola escena delinea lo que será la entrevista. Una complicidad a la que también se suma Vanesa (Sres Papis) y que seguramente sea el fruto de cuatro meses y medio de rodaje en Fuerte Apache.

Seriemania: ¿Qué conocías de la vida de Tévez antes de que él mismo te eligiera para interpretarlo por una foto del casting que hiciste?

Balthazar Murillo: A Carlos siempre lo seguí en lo futbolístico  y en mi casa siempre lo tuvimos como un icono pero nunca supe de su historia personal. Tuvimos una reunión de actores y nos contó a cada uno en particular el personaje y se centró en cada uno explicando diferentes cosas. Después hablamos un poco nosotros de lo que le había pasado en su infancia. En la parte de la preparación fui a una fonoaudióloga para que me ayudará a hablar con la prótesis dental y con algunos gestos faciales de él como dejar la boca abierta o la lengua afuera. Además, tenía la prótesis del cuello pero no me afectaba en nada la actuación…

Alberto Ajaka: Bueno no, también había un tiempo de preparación y eso te ayudaba a componer

BM: Claro, una hora teníamos más o menos para colocar la cicatriz en el cuello.

S: ¿Por qué le dijeron que sí al proyecto? ¿Tuvo algún peso la dirección de Adrián Caetano (El Marginal)?

 AA: Este es un laburo al que fue grato decirle que sí porque está Caetano y eso asegura cierta…

Vanesa González: ¡Confianza!

AA: Eso, una cierta confianza, un detalle y una calidad que tienen los ocho episodios que se hicieron dentro de un tiempo limitado. Además del atractivo de un ídolo popular y a eso se le suma que se hizo en Fuerte Apache, que es una condición sine qua non para la serie. Hoy, con el diario del lunes, te digo que si no lo hubiéramos hecho ahí, no hubiera sido lo que es porque la sensación que tengo es que se narra la épica de un muchacho que es Carlos “El Apache” Tevez, que nació y es de Fuerte Apache, que se llama Apache la serie y que todos somos Apache ahí porque eso es lo que se siente cuando uno está cuatro meses ahí. El que vive en el Fuerte por más que esté en el partido de 3 de Febrero o en la localidad de Ciudadela es del Fuerte Apache y eso es difícil de trasladar.Se habla de un grupo de gente y en ese sentido, el emergente es Carlos y la épica de su recorrido sin dejar de lado a los personajes que lo secundan como es el caso de Vanesa y el mío que somos los padres adoptivos.

VG:  Que se  fueron construyendo como una familia con mucho amor y contención para todos y cada uno de sus hijos aunque se cuente la historia de Carlitos en particular. Ellos les dieron una estructura para que tuvieran la posibilidad de trascender esa realidad y no repetir comportamientos. Sin dudas, la dirección de Adrián aportó corazón, entendimiento humano y nos invitó a ser parte de otra realidad porque estar en el Fuerte fue entrar dentro de una realidad para contar esa historia real y eso nos alejó un poco de la ficción.

S: ¿Cómo se ve reflejada la realidad de Fuerte Apache dentro de la serie?

VG: Es estar adentro de esa situación, no hay nada que no suceda ahí que no esté reflejado más allá de cuanto se cuente de eso, no hay acciones repetidas. 

AA: Si se quiere, es la misma imagen que te da el noticiero…

VG: Claro, y no se frenó la vida de la gente que vive ahí. No se cortaron calles ni nada por el estilo. Convivimos.

S: Tanto Alberto como Vanesa interpretan a los padres adoptivos ¿Cómo funciona esa dinámica?

AA: Hay escenas crudas dentro y fuera de la familia. Tiene una carga fuerte y también tiene mucha ternura de una manera rústica que no está edulcorada, más cercana y torpe como lo es en la vida real. En la familia se hace lo que se puede y eso está ahí testimoniado.

VG: También está un poco a la vista el tema del salvavida. Ahí hay una cosa mucho más humana de estar atento a lo que le pasa al otro y a funcionar como una especie de reparo para el otro y creo que eso también está reflejado en la serie.

S: Tévez salió de ahí, logró trascender esa frontera, ¿cómo se abordan los prejuicios dentro de la trama?

BM: : Hay escenas en el que el prejuicio no se anuncia sino que se ve.  El prejuicio de ser del fuerte y no ser un ¿cómo decirlo?

AA: ¿Cómo un muchachito que es del Fuerte que es un cabecita negra? ¿eso es lo que queres decir? decilo…

BM: Sí, el prejuicio ese.

AA: Además, tiene la cara lastimada el pibe. A ver, seamos sinceros, en la presentación del personaje, nosotros hemos aceptado a Carlos Tévez como uno más de la familia y como siempre, ante una cuestión de esas físicas, ante la primera mirada hay algo. También por pertenecer al Fuerte que en todo caso es lo más relevante. Eso es re propio del lugar. Lo que más escuchamos fue la idea de cruzar la General Paz. 

VG: Sí, totalmente. Aparte nosotros también al principio era como “bueno qué ¿vamos a cruzar la General Paz?”

AA: Claro, claro. Soy de Ramos Mejía e hice la escuela n Ciudadela y conozco mucho el territorio porque me crié ahí, pero hay una diferencia y tiene que ver con que en este país ser morocho presupone que venís del conurbano. Entonces, venir de ciertos lugares como el Fuerte Apache se identifica inmediatamente con violencia incluso mucho más que con carencia o pobreza. Si hablamos con rigor, ahí hay gente de clase media baja y cuentapropistas que viven ahí pero el lugar sigue cargado con esa etiqueta de violencia. Así es inevitable que eso esté narrado y se ve mucho cuando Tévez hace la transición entre un muchachito que jugaba a la pelota y un jugador profesional de fútbol.


S: Si contamos que está la familia y que se muestra la niñez y la adolescencia del ídolo ¿puede decirse que es una suerte de homenaje?

AA: No sé si es un homenaje pero si un fresco de lo que está ahí. Es sincero y genuino, no es un viaje al ego. Eso se nota en la elección de la trama que recorre todo, no sólo la vida del muchachito y eso permite una poética.

VG: Sí, totalmente porque se hace en el lugar donde pasó. Se habla de una vida y él es el representante de eso que sucede. Además, es imposible reproducir ese lugar en otro lugar porque no hay otro igual como el Fuerte. Esa realidad es inconstruible, no se puede copiar ese lugar.

S: La serie fue muy criticada porque Tévez todavía está escribiendo su historia profesional ¿cómo recibieron esas opiniones?

VG: Yo quiero creer que de verdad fue una decisión inteligente hacer la serie, sacando nuestra participación, porque muestra la esencia de este barrio y de la personalidad que es Tévez. Contar la niñez y la juventud marca la diferencia porque se podrían haber contado otras cosas más conocidas y eso se descartó.

AA: Además es un proyecto que viene de años de Caetano con Tévez con un gran interés por parte de los dos

S: Claro, se iba a hacer una película

AA: Fallida. Es la historia de muchachito que logró vencer ciertas adversidades y que mantiene una mirada tan propia de su lugar de origen que lo acompaña en su vida actual.Se impone una creencia y una fe grande en que el amor, el cariño y la familia son el lugar donde una persona se puede abreviar. Es decir, puede refugiarse y bancar lo que venga. Es una épica maravillosa que se narra en la serie y donde la familia y el territorio es Apache. Eso es re sincero de Tevez porque el Fuerte representa su lugar de pertenencia, no es la melancolía del paraje donde nació sino que es un pulso vivo latiendo. Eso es singular porque en general la gente tiende a guardar ese recuerdo remoto romantizado, nostálgico e infantilizado por una mirada lejana. Esto es presente permanente. Existe, están los primos y el tío que los vimos cuando estábamos filmando porque viven ahí nomás a la vuelta. También hay otra gente, otros apaches.

S: Para terminar, ¿podrían definir a Tévez en pocas palabras?

VG: Es un personaje muy vital, muy esperanzador. Puede que sean palabras trilladas o repetidas pero creo que genera eso.

BM: Para mí, admiración porque salió de un lugar como el Fuerte y llegó a un lugar como el que está ahora porque da la sensación que no importa de dónde salís, también podes llegar. Yo quiero lo mismo y me gustaría hacer lo que hizo él. Poder luchar contra los prejuicios.

AA: Un guerrero orgulloso de su extirpe.