El crecimiento de la oferta de Flow en términos de títulos de producción propia (o coproducción) como también el de servicio de plataforma de streaming es uno de los puntos a señalar en este año que se termina como balance. Más allá de compartir o extender la oferta de señales como HBO o FoxPremium, es interesante su grilla de miniseries locales y otros títulos que no llegan por otras vías

Un Gallo para Esculapio, segunda temporada: un estreno 2018 que terminó de consolidar a la mejor serie local de los últimos años. El policial urbano nunca fue tan bien tratado a nivel local como en este caso. Las locaciones en función de la psicología de los personajes resultaron excelentes elecciones narrativas.

– El Lobista: Fue la serie de producción local más exitosa en la plataforma y está muy bien que así haya sido. Uno de los mejores estrenos nacionales del año, sobre todo por el muy aceitado guión de Patricio Vega, que demostró (o reconfirmó) su capacidad para el thriller de acción, con la buena construcción de personajes y puntos de giro necesarios y nada efectistas

Morir de Amor: si bien es cierto que se estira demasiado (algo que sucede actualmente con un alto porcentaje de la series) la apuesta y puesta en escena de una directora como Anahí Berneri es motivo suficiente para conectarse con el producto. Un thriller que está muy bien armado y que cumple con lo que promete.

The Handmaid´s Tale, segunda temporada: Flow tiene los derechos on demand para ofrecer completa esta serie que se puede ver en estreno por el Paramount Channel. La segunda temporada no defraudó y se encuentra, también, la primera temporada completa.

Outlander, Homeland, This is Us y The Walking Dead: Si bien son series que se pueden ver por el sistema de streaming de Fox Premium, Flow ofrece las nuevas temporadas de Outlander y The Walking Dead completas, además de todas las anteriores. TWD está en un momento de reinvención y conviene tenerla muy en cuenta. Todavía queda pendiente el estreno de la nueva temporada de This Is Us pero se pueden disfrutar muy bien las dos primeras y, mientras se espera por la temporada final de Homeland, están disponibles las 7 primeras.

Vamos, ahora con los que te recomendamos de Netflix. Cabe aclarar que la plataforma de la N roja ofrece una saturación al mercado, con una cantidad de títulos que, al menos por estos lares, supera muchísimo a cualquier otro servicio de streaming. Esto no implica calidad ni mucho menos. Además también hay que agregar que mucho de los títulos de Netflix son en materia de distribución y no producciones originales. Acá seleccionamos algunos que no deben dejarse pasar y, por otro lado, pueden ayudar a transitar el tiempo libre de vacaciones.

El método Kominsky: Lejos, lo mejor del año en materia de series originales de Netflix. Pasó medio desapercibida pero, enseguida, la crítica y el público de paladar más refinado la eligieron. Comedia agridulce del creador de The Big Bang Theory en la que los grandes (y viejos, y genios) Alan Arkin y Michael Douglas se sacan chispas y dan clase de todo tipo.

The Sinner, segunda temporada: No es una producción original de Netflix pero, otra vez, tiene los derechos de distribución. De nuevo, Bill Pullman en el papel del detective veterano pero con un caso que mejora respecto de la apuesta anterior. Una serie que sigue superándose.

El guardaespaldas: Otra que no es Netflix original. Inglesa, dinámica y perfecta para ver y terminarla al toque. Hay cientos de series inglesas mejores pero esta fue un fenómeno mundial y cumple con el cometido principal: entretener.

Daredevil tercera temporada: el final de la serie que representó una de las mejores adaptaciones superheroicas de un personaje en cómic en audiovisual. Y al mejor de tres temporadas, todas excelentes.

– Chilling Adventures of Sabrina: Part 1: Excelente adaptación de la serie clásica. Oscura, moderna, perfecta.

– The hunting of Hill House:  En octubre Netflix estrenó una de las series que más ha dado qué hablar en el año. Basada en el libro homónimo (1959) escrito por Shirley Jackson, es un genuino producto de terror gótico con el elemento principal de éxito Netflix: vuelta a los ochenta y referencias pop. Tiene el problema de varias series (sobre todo de Netflix) que es más extensa de lo que debería. Se contaba lo mismo y mejor en cuatro episodios de una hora.

 

1 Comentario

  1. Si, me gustó muchísimo «El método Kominsky» (que por el tema que trata daba para algo deprimente y nada que ver) como también «El guardaespaldas», muy buena serie !
    De las nuestras primera absoluta «Un Gallo para Esculapio» ! Aunque también me gustaron » El Lobista» y «Morir de Amor». Y de años anteriores rescato «El jardín de bronce», estupenda serie !

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here