Escuela Secundaria

Uno de los ejes más potentes en la alta calidad de las series de televisión tiene que ver con las galerías de personajes. Más allá de esos protagonistas fuertes y multidimensionales, los roles de segunda línea se imponen y potencian las acciones de aquellos que guían la historia

Los papeles secundarios pasan al frente

Es impensable, hoy día, adentrarse en Breaking Bad, la mejor serie de la historia de la tv sin tener en cuenta a su importante elenco. La conversión de ese oscuro Walter White en Heisenberg, una de las mentes criminales más importantes del mundo se debe no solo a ese quiebre interno sino a las personas que lo rodean: Skyler, su “pasivo-agresiva” mujer, Hank Schrader, su cuñado jefe de la DEA y, sobre todo, ese impresionante villano, antagonista perfecto, Gus Fring. Todo una telaraña de personalidades que potencia la psicología de uno de los personajes más complejos de la televisión del nuevo siglo.

Desde el inicio de la televisión en series de complejidad narrativa como Twin Peaks o Sopranos, los repartos corales (esos castings con varios niveles de protagonismo de distintos actores) sumaron una pieza clave a la fuerza del relato. Uno de los ejes del éxito de las series de televisión es la identificación. Precisamente, esos personajes con menos tiempo en pantalla pero muy fuertes en su personalidad, le dieron al público la posibilidad de sentirse reflejado, que ese mundo de ficción está más al alcance de la mano de lo que parece o al menos lo está su similitud en la cotidaneidad de la vida.

Tan importantes y destacados se han convertido estos roles en el marco de las series de televisión que, a la hora de los premios, suele ser difícil definir la categoría. En el grupo “mejor actor o actriz de reparto” de los premios más importantes de la TV, los premios EMMY, suelen convivir personajes de diferentes intensidades. Puede encontrarse a Emilia Clarke, la Daenerys de Game of Thrones junto a Christine Baranski, la genial Diane Lockhart de The Good Wife.

Vayamos con una lista de series y personajes que volvieron al registro del papel secundario una pieza clave en el rompecabezas del relato serial

El fenómeno The Walking Dead: del patio trasero al frente del edificio

The Walking Dead, como siempre decimos, es la serie más popular del mundo junto a Game of Thrones. En ambos casos, su galería de personajes es clave. En el relato de los muertos vivientes hay dos casos paradigmáticos si uno se remonta a la primera temporada: Daryl y Carol. El primero nació a la sombra de su sádico hermano. No solo lo obedecía sino que le tenía un lejano cariño. Nadie iba a pensar que gracias al trabajo de los guionistas y a la aprobación del público, ese anodino muchacho iba a ser la mano derecha de Rick, el hombre clave para los enfrentamientos y uno de los personajes más adorados.

El caso de Carol es más complejo e interesante. Pasó de ser la mujer golpeada por una abusivo esposo en la primera temporada a ser la pieza clave en la decisiones de supervivencia y una de las mejores guerreras. Perdió a su esposo, a su hija y, aún así, pudo enfrentar la adversidad y convertirse en el mejor personaje de toda la serie.

SEINFELD, Jason Alexander, Julia Louis-Dreyfus, Jerry Seinfeld, Michael Richards, Season 6, 1990 – 1998. (c) Columbia TriStar Television/ Courtesy: Everett Collection.

Seinfeld: la sitcom perfecta y su paradigma de identificación

Insuperable en el género comedia de situación aún en el día de hoy desde todo punto de vista, la fuerza narrativa de Seinfeld tuvo, además del cuarteto protagónico, una galería de personajes secundarios perfectos. Newman (el increíble actor Wayne Knight), quizás el más reconocido y reconocible de todos, fue el archienemigo de Jerry. Su contraparte y un aliado de Kramer. Frank y Estelle Costanza, los padres de George, no solo brindaron su presencia en los mejores episodios sino que nos regalaron la posibilidad de ver a dos grandes actores de comedia clásica en escena: Jerry Stiller y Estelle Harris. Y también están los jefes de Elaine: J Peterman, Mr Pitt, Lippman, cada uno más exótico que otro. Y, desde ya, como no recalar en el “pequeño hombre” Mickey, ese amigo incontrastable de Kramer. La mejor serie con los mejores personajes. Por suerte, todavía se puede ver en continuado todos los días.

Algunos de nuestros personajes secundarios favoritos. Aquellos que, por su sola presencia, vale ir a ver de nuevo aquel episodio:

Omar Little, de The Wire: la otra mejor serie de todos los tiempos tiene una galería de personajes que bien vale una nota entera. Omar, el pandillero justiciero es una suerte de Batman marginal de Baltimore. Increíble la construcción de esta figura de ficción. Su profundidad es apabullante.

Kalinda Sharma, de The Good Wife: en una serie que trabaja muy bien la mirada femenina, Kalinda es la compañera ideal en ese complejo estudio de abogados. Una mujer de armas tomar.

Peggy Olson, de Mad Men: ¿cómo pensar el competitivo, machista y misógino universo de Mad Men sin el aporte de Peggy? Uno de los mejores personajes femeninos de la historia de la tv. Abierto a múltiples lecturas y símbolo de la época.

Presidente Palmer, de 24: fue uno de los aciertos más importantes de los productores de 24, la serie que revolucionó por su narrativa el inicio del siglo XXI en la televisión. Nunca un presidente de los Estados Unidos había tenido una presencia tan fuerte como personaje de ficción en la TV.

T-Bag, de Prison Break: Por suerte, presente en el relanzamiento de la serie, el actor Robert Knepper vuelve a dar vida este villanísimo sujeto. Una delicia, vea

Henri y Page Jennings, de The Americans: los hijos del matrimonio de espías ruso que dan vida a una de las mejores series de la actualidad, son una pieza fundamental en la red de mentiras de sus padres. Geniales actuaciones y chicos a los que vimos crecer a lo largo de las temporadas

Violeta Crawley, de Dowton Abbey: otra serie con reparto coral y una presencia en pantalla ineludible. Maggie Smith, perfecta y encantadora.

Saul Berenson, de Homeland: aliado, amigo de la gran Carrie Mathison Saul es el hombre que forma parte de la historia del servicio de inteligencia de los Estados Unidos. Genialmente compuesto por el actor Mandy Patinkin que también es productor de la serie. 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here