Michael B. Jordan: “Trabajé desde los 12 años para llegar adonde me encuentro ahora”

De secundario en The Wire (HBO) a villano del Marvel Cinematic Universe, Jordan es presente en Hollywood. El joven californiano que, según él, comenzó a actuar desde pequeño porque era su sueño, nunca bajó los brazos pese a los consejos que recibía donde lo incitaban a dejar la profesión. Se sumó al cast de la serie creada por David Simon como Wallace cuando apenas era un adolescente y años después su carrera todavía no tocó el techo.

Luego de convertirse en el discípulo de Rocky Balboa en Creed: Corazón de campeón (2015), interpretó a Erik Killmonger en Pantera Negra (2018), el éxito de taquilla de Disney aclamado por la crítica. Esa fue su segunda oportunidad bajo las órdenes de Ryan Coogler. Anteriormente, habían trabajado en Fruitvale Station (2015), donde representó a Oscar Grant, un joven asesinado por la policía, una historia inspirada en un hecho verídico.

Inmediatamente luego de grabar para el tanque de Marvel Studios, se puso bajo las órdenes de Ramin Bahrani para la adaptación de la clásica novela de Ray Bradbury, Fahrenheit 451, hoy disponible en HBO Go y Cablevisión FLOW. Días antes del estreno, dialogó con Seriemania.

Seriemania: ¿Cómo es tu historia con Fahrenheit 451? Libro y película.

Michael B. Jordan: Todavía estaba rodando Pantera Negra. Estábamos en las últimas semanas y primero me llamaron de mi equipo preguntando si había oído hablar del libro. No lo conocía. No había estado en mi lista de lectura en la escuela. Me decían “es una de las obras más importantes de la literatura estadounidense. Tenés que leerla. Es con Ramin [Bahrani] y están todos”. Y mi reacción fue “bueno, bueno, dale”. Cuando los representantes te llaman insistiendo para que hagas algo la reacción es como “bueno, esperá un poco. Dejame ver qué pasa con esto”. A veces es difícil para mí pasar de un proyecto a otro. Con Pantera Negra, Erik (Killmonger) fue un personaje muy especial y yo estaba realmente compenetrado con los sentimientos de Erik respecto de un montón de cosas, así es que cuando me senté a leer el guión, no pude evitar ver a las anguilas (los rebeldes que intentan salvar a los libros) como rostros negros y marrones. No me interesaba mucho representar a una figura autoritaria que oprimiera a la gente. Especialmente con todos los tiroteos y la violencia policial que se estaban dando, y que siguen sucediendo. Y además de eso haber interpretado a Erik, cuyo objetivo principal era liberar a su pueblo de la opresión, no contribuyó a que estuviera abierto al personaje. Pero luego lo hablé con Ramin para tratar de entender realmente su punto de vista y de que él me dijera “Mike, no es solo tu comunidad. Las anguilas, los que luchan por los libros, la música, el arte y la historia… somos todos”. Fue entonces que lo entendí y dije “está bien, tenés razón”. Y entonces comprendí a Montag. Vi que era un papel verdaderamente importante. Me informé más sobre el libro y la historia y me dieron ganas de ser parte de esa historia.

Seriemania: ¿Leíste el libro después de leer el guión o cómo fue?

Jordan: Me apegué al guión. Está adaptado a nuestros tiempos. La tecnología y la Internet desempeñan un papel fundamental para la distracción de nuestra generación y para nuestro modo de crecer y de aprender; para el modo en que pensamos. Queríamos mostrar la resbaladiza pendiente en la que estamos, de modo que quise ser fiel al guión y a la visión de Ramin y ejecutar eso.

Seriemania: ¿El guión fue escrito antes de que Trump asumiera la Presidencia?

Jordan: Es una de esas peculiaridades: el guión se escribió antes de su presidencia, pero es increíble porque parece haber sido escrito ayer. Si yo quemara tu libro favorito ahora mismo, podrías simplemente conectarte y descargarlo. Pero podría haber sufrido modificaciones, haber sido editado, y quién podría decir que no es así. Nos lleva a los conceptos de noticias falsas, de qué es un hecho, qué es realidad, qué es ficción, qué es el ahora. La idea de tener una Internet consolidada es terrorífica, y Ramin quería explorarlo.

Seriemania: En la obra hay algunos detalles sobre los pro y los contra de esta tecnología. Cómo se contempla todo lo que nos pasa y las herramientas, que genera que muchas veces no prestemos la verdadera importancia.

Jordan: No estamos prestando atención a todo lo que nos rodea. Bradbury predijo que elegiríamos esto, que ya habíamos elegido tener esto, predijo nuestra elección de renunciar a nuestras opciones. Predijo el hecho de que la gente no desea realmente elegir; quiere que le digan qué les gusta. Es muy alarmante. Creo que eso es lo que resulta tan perturbador de la película a veces. Es una verdad incómoda ver que quizás estemos ahí, que estos podríamos ser nosotros. Queremos proteger nuestra felicidad y nuestra paz mental. Algunas personas ya ni siquiera miran las noticias. Ya ni siquiera quieren verlas porque sienten que es demasiado y los hace sentir incómodos. Trato de entenderlos, pero están escogiendo preservar su felicidad. Quieren quedarse en su burbuja y protegerla a toda costa, y a veces les cuesta la libertad de elección, la libertad de pensamiento, la propia identidad y el individualismo.

Seriemania: La película es también muy interesante por el modo en que los medios de comunicación cubren las quemas de libros. Resulta perturbador lo contemporáneo de la historia y pareciera ser la forma en que los medios cubren hechos como los ataques terroristas en la actualidad.

Jordan: Nos están insensibilizando. Y creo que los medios de comunicación, algunos, tienen mucho que ver en ello. ¿Con qué objetivo? ¿Para qué estamos preparados? ¿A qué nos están acostumbrando? Eso es aterrador.

Seriemania: ¿Tuviste un descanso entre el rodaje de Pantera Negra y F451? Perdón, reformulo, ¿descansas en algún momento?

Jordan: Un par de semanas de vacaciones, sí. Es difícil. Soy un hombre dividido. He esperado y trabajado toda mi carrera, desde que tenía 12 años, para llegar a este momento en el que me encuentro ahora, para tener posibilidades de ser parte de la industria, uno tras otro, en proyectos de buena calidad con grandes cineastas y con mucho contenido. Tengo 31. Este es el momento en que sigues avanzando tanto como puedes -dentro de lo razonable, por supuesto-. Tengo la energía y el ritmo para hacerlo, y tengo la voluntad de hacerlo. Pero luego por otro lado, es el momento de descansar. ¿Cuándo es necesario detenerse y recargar las baterías para poder ser la mejor versión de uno mismo? Ese es un equilibrio que no he dominado. Siempre tuve visión de túnel. Es como si no pudiera parar. Fundé mi propia productora y quiero contar ideas. Todo se resume a querer aprovechar el momento, y el momento es ahora.

Seriemania: ¿Estás contento de haber tenido que esperar este momento? ¿Sentís que el ahora es el momento adecuado para vos?

Jordan: No me llegó todo demasiado rápido ni me veo emocionalmente impedido para manejar lo que me sucede. Creo que he trabajado progresivamente a lo largo de los años en proyectos de calidad, y que cada gran proyecto me preparó para el siguiente. Ahora que estoy aquí y que tengo todas estas oportunidades soy capaz de procesarlo, de ejecutarlo y de aprovechar la oportunidad sin dejar que me consuma ni me convierta en un tipo que aparece en TMZ o en cualquiera de esos medios amarillistas. Soy bastante centrado y eso es gracias a mi familia, a mis amigos y a esa experiencia.

Seriemanía: ¿Cómo fue trabajar con Michael Shannon?

Jordan: Mike es increíble. Es muy intenso. Nos llevamos genial y esa es la razón por la que somos capaces de activarnos así como lo ven en la película. Somos como hermanos en la película. Somos muy cercanos y muy apegados, así es que el hecho de que nos hayamos llevado tan bien realmente ayudó con esa relación. Cuando las cosas van mal es igual que cuando las cosas van mal con la familia. No es agradable, y pudimos explotar eso en gran manera. Él es un gigante como actor, muy talentoso y siempre está preparado, siempre te da lo que necesitas tanto al compañero en escena o al director. Es alguien con quien me encantaría cruzarme una y otra vez.

Seriemanía: Hablemos de Sofia Boutella, quien interpreta a Clarisse y que es clave en la transformación de Montag.

Jordan: Sofia (Boutella) es una actriz que tiene muchas ganas de aprender y de estar siempre preparada. Es una adicta al trabajo, y es tan lúcida también que creo que no tiene límites. El hecho de haber podido trabajar con ella, con Shannon y con Ramin, y la manera en que estudiamos realmente estas escenas, nos permitió sacar lo mejor de ella.

Seriemanía: Tengo que preguntarte por The Wire. ¿Cómo la ves ahora, a la distancia? ¿Sos conciente que es, quizá, la mejor obra televisiva de ficción de todos los tiempos?

Jordan: Fue lo que me hizo enamorar de la actuación. El papel de Wallace me hizo apreciar realmente el oficio. Fue la primera vez que me perdí en un papel. Y estaba rodeado de veteranos como Idris Elba, Dominic West, Andre Royo y Wendell Pierce. Estaban David Simon, Bob Colesberry, George Pelecanos. Me formé con algunas de las personas más inteligentes, elegantes y talentosas del medio, y eso me hizo fijar la vara muy alta a nivel de lo que me gusta, de lo que quiero y de lo que espero de la industria. The Wire fue una bendición para mi carrera. Sigue siendo una bendición.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here