No nos pueden dejar así

El gran éxito de la serie biográfica de Luis Miguel terminó y nos dejó con ganas de más, de mucho más. Por eso, analizamos el último episodio y reflexionamos sobre el futuro de la producción de Netflix y Telemundo.

Las claves del éxito

Nadie sabía que era necesaria una serie de Luis Miguel hasta que se hizo y logró volver a poner a millones de espectadores frente a la televisión/computadora a una hora determinada. La producción captó esa atención tanto de fieles seguidores del Sol de México como de centennials que lo descubrieron con cada uno de los episodios. El gran atractivo de esta serie fue que se salió de los límites de lo tradicional y apostó por jugar a ser la novela de las tres de la tarde que miraban las abuelas pero con un poco menos de culebrón. Además, el broche de oro fueron las interpretaciones de Diego Boneta, Luis de la Rosa e Izan Llunas que impresionaron con su parecido físico y lograron trasmitir la esencia del artista.

Otra de las fortalezas de la serie fue que supo aprovechar todo lo que se especuló sobre la vida del popular cantante a lo largo de los años y lo combinó con la ficción. Así es como de a poco la trama fue exponiendo algunos escándalos y situaciones como su primera hija no reconocida, un accidente que dejó internada a una fan o cuando se descubrió su verdadera nacionalidad.

La apuesta mayor de los guionistas y los momentos más tensos los abarcó la narración de la misteriosa desaparición de la madre de Luis Miguel, Marcela Basteri y que fue el rol que  interpretó Anna Favella. A esta intriga se le sumó la construcción del padre Luis Rey, interpretado por Óscar Jaenada, como el villano principal y el único responsable de explotar al cantante desde su niñez hasta su mayoría de edad.

¿Qué nos dejó la serie?

El último episodio de la primera temporada cierra un círculo perfecto porque vuelve a la primera escena y completa el sentido. Luis Miguel desesperado por saber dónde está su madre, se toma un vuelo y va a verlo al padre quien estaba internado en Madrid muriéndose. Una vez allí, intenta saber la verdad y sin rodeos, le pregunta a Rey por el paradero de Marcela pero la respuesta queda implícita. De hecho, solo se puede especular atando las pistas que van largando los guionistas con el paso de los episodios y con la escena final de la madre que quiere reencontrarse con su hijo pero nunca sucede ya que su esposo le miente para que firme los papeles de la discográfica.

Ese final contiene más suspenso que toda la serie junta porque si bien Hugo López (César Bordón- Relatos Salvajes) le entrega el sobre del Mossad con la confirmación de lo que pasó con su madre a Micky, él nunca lo abre y no se ven los resultados en cámara. Así es como se mantiene la intriga que sobrevoló esta tanda de episodios y finalizó llevándose el secreto a la tumba como Luis Rey.  Por otra parte, puede decirse que lo mejor de este episodio es justamente que no fue explícito y dejó que cada uno saque sus propias conclusiones.

Más allá de esa confrontación final, el episodio tiene otras aristas interesantes ya que muestra el debut del artista en Viña del Mar y el acercamiento hacia su hija con Stephanie Salas. Esto último fue gracias a Erika (Camila Sodi) que se planta frente a su novio y le pone en claro que lo correcto es reconocer a la niña. Así es, el personaje que su “única preocupación” eran los zapatos fue quien al enterarse la noticia, hizo que el ídolo sentará cabeza y se hiciera responsable de sus actos.

La posible segunda temporada

El final es interesante pero la pregunta principal es si logró saciar a los fanáticos y qué se podría mostrar en una eventual segunda temporada. No hay una confirmación oficial todavía pero sí muchos rumores en puerta. Lo más probable es que con el éxito y la curiosidad que despertaron estos episodios, tanto Netflix como Telemundo se embarcarán en una segunda vuelta pero todavía hay que esperar.

Por otra parte, de ser confirmados los rumores, podríamos ver cómo siguió adelante la estrella mexicana luego de la muerte de su padre y de enterarse el trágico destino que tuvo su madre. Además, podríamos verlo llegar a Argentina en su adultez cuando se presentó en Ritmo de la Noche el reconocido programa que tenía Marcelo Tinelli en los noventa o los conciertos que dio en el Luna Park, entre otras escenas posibles.

 

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here